Hablando del dengue, hoy en el noticiero el gobernador de Chaco mostraba unas gráficas con las que hacen el seguimiento de la evolución de la enfermedad. Cuando un gráfico les muestra que en alguna localidad se incrementa el número de enfermos, refuerzan el sistema sanitario para contrarrestar el avance.

Quién lo hubiera dicho, ¿no? Que un bicho tan chiquito tenga a todo el aparato gubernamental atrás, y que encima no logren atraparlo… ¿No sería mejor ir por delante?

Una perlita que no tiene nada que ver con el tema, pero que encontré leyendo en la red sobre este problema:

Se ve que el vertigo es tal que no se alcanza a corregir. ¿O será que los correctores en los medios son una especie en extinción? Esperemos que no sea un intento de culparlo al Chacho por la epidemia, tan de perfil bajo como está desde hace un tiempo.

Y ahora hablemos en serio: nuestra solidaridad con los sufrientes por esta maldita enfermedad que debería estar erradicada del planeta y sin embargo ataca con más fuerza que nunca, y nuestro reclamo a las autoridades por más educación, más salud y mejor justicia para todos. ¿O acaso esta enfermedad no está relacionada con estas carencias?