Saltar al contenido

Espacio de publicidad


EE.UU. estrena transporte público eléctrico y autónomo

[Navya Shuttle Las Vegas from Keolis Commuter Services on Vimeo]

La ciudad de Las Vegas es la primera ciudad de EE.UU. en contar con transporte público eléctrico y autónomo.

La responsable de este proyecto es la compañía francesa Navya -Europa ha sido pionera en proyectos de autobuses autónomos-, que en octubre de 2015 presentó sus pequeños autobuses autónomos que ya circulan por las calles de París.

Gracias a una inyección de capital de 34 millones de dólares -principalmente de Keolis, la compañía privada de transporte más grande de transporte de Francia-, Navya logró llevar su proyecto a Las Vegas, lo que la convierte en la primera compañía extranjera en implementar estos sistemas de transporte en tierra estadounidense.

El pasado día 12 entraron en operación los autobuses, bautizados como ‘Arma’. Cuentan con un sistema eléctrico, software de conducción autónoma y una capacidad de doce pasajeros. Para estas pruebas circularán a 20 km/h.

El proyecto forma parte de un plan mayor de la ciudad de Las Vegas, de convertirse en ‘El Distrito de la Innovación’. Recientemente han implementado un mecanismo de energía cinética y solar que abastece al alumbrado público, en su búsqueda por convertirse en la primera ciudad de Estados Unidos en operar sólo con energía renovable.

Fuente: Xataka
{lang: 'es'}

Burro se escribe con b y a veces con v

  1. “Rebelar”: Incitar, perturbar, agitar, azuzar, hostigar
  2. “Develar”: Manifestar una cosa que estaba oculta o secreta
  3. “Revelar”: Descubrir lo secreto
  4. “Debelar”: Ponerle los títulos a las noticias en C5N

[NdR: Si usted, querido lector, se siente algo confundido con el título de la entrada, le recuerdo que es un viejo chiste. “Burro se escribe con b y a veces con v“, como aquel otro de decía, “Jirafa se escribe con j pero generalmente con g“. De nada.]

{lang: 'es'}

El bullying y la banalización de la violencia

El psicólogo Mario Goldenberg, docente de la UBA, fue entrevistado en el programa “TV Pública Noticias” en ocasión de la presentación del libro “Bullying, acoso y tiempos violentos”, una compilación de trabajos de distintos profesionales al respecto de la problemática del bullying o acoso escolar.

En la breve conversación con los conductores, Goldenberg propone algunas claves para la comprensión del fenómeno y su recrudecimiento actual. Por caso, la declinación de la autoridad y la banalización de la violencia, como algunas de las causas.

{lang: 'es'}

Zygmunt Bauman y la metáfora de la liquidez

La nuestra es una sociedad de consumo: en ella la cultura, al igual que el resto del mundo experimentado por los consumidores, se manifiesta como un depósito de bienes concebidos para el consumo, todos ellos en competencia por la atención insoportablemente fugaz y distraída de los potenciales clientes (…) La cultura de la modernidad líquida ya no tiene un populacho que ilustrar y ennoblecer, sino clientes que seducir (…) La gente que se aferra a la ropa, las computadoras y los celulares de ayer podría ser catastrófica para una economía cuyo propósito principal, así como el sine qua non de su supervivencia, es el desecho cada vez más rápido de los bienes adquiridos: una economía cuya columna vertebral es el vertedero de basura (…) El progreso, en resumen, ha dejado de ser un discurso que habla de mejorar la vida de todos para convertirse en un discurso de supervivencia personal.
Extractos de “La cultura en el mundo de la modernidad líquida” (2011), por Zygmunt Bauman (Polonia, 19 de noviembre de 1925 – Reino Unido, 9 de enero de 2017)

{lang: 'es'}

Ensayando algunas razones del porqué de los padres sindicalistas

En la entrada anterior, titulada Padres sindicalistas, publiqué una frase tomada de una entrevista al psicoanalista, ensayista y profesor universitario Massimo Recalcati en la que afirma, en el contexto de un pacto entre los padres y los profesores que se ha roto – ya no trabajan juntos en la educación de los jóvenes-,  que los padres, en vez de apoyar el trabajo de los profesores, se han convertido en sindicalistas de sus propios hijos.

En uno de los debates que se abrió en las redes sociales al respecto de esta afirmación, un comentarista se preguntó las razones de semejante cambio. Me permití acercar algunas ideas:  la injerencia de los padres en la escuela es un asunto complejo y tiene varias aristas. Creo que la principal es el escaso nivel de tolerancia a la frustración en el que vivimos, y los padres atraviesan la situación escolar como propia exposición y riesgo de fracaso. Otra de esas aristas es la desvalorización de las instituciones en general y la escolar en particular. Y hay más, seguramente.

En ese contexto, otro comentarista aportó el video a continuación, en el que Simon Sinek, escritor y motivador inglés, se refiere al cambio cultural que surge con la generación de los llamados Milenials, aquellos los nacidos a partir de 1984. Hay mucho para debatir al respecto, pero muchas de las características -que se aplican no sólo a los de esa generación,  afirmo sin dudar- son parte del origen del problema.

¿Vivimos en la cultura de lo instantáneo, de la solución inmediata? ¿Es esa la causa? Son temas para debatir, creo, porque en ellos va el futuro de la educación.

{lang: 'es'}

Padres sindicalistas

El hecho novedoso es que se ha roto el pacto generacional y esto ha incidido en el discurso educativo. Los padres y los profesores ya no trabajan juntos en la educación de los jóvenes. Los padres más bien son los aliados de los hijos contra los profesores. Es un cambio inaudito: los padres, en vez de apoyar el trabajo de los profesores, se han convertido en sindicalistas de sus propios hijos. Para Freud existía un vínculo espiritual entre padres y docentes. Hoy, este vínculo se ha deshecho. Cuando un profesor asume la responsabilidad de suspender a un alumno o iniciar un procedimiento disciplinario, las familias lo miran con sospecha. Se preguntan: ¿No estará abusando de su posición de poder? ¿No estará infravalorando la calidad de nuestro hijo?
Massimo Recalcati, psicoanalista, ensayista y profesor universitario, a El Mundo de España.

{lang: 'es'}

Nuestro ser digital, en manos del error, el deterioro y la obsolescencia

Nicholas Negroponte fue el primero en hablar del ser digital para referirse a la inclinación de la humanidad por la “digitalización”, es decir, esa mudanza desde un mundo de átomos a un mundo de bits, como él mismo refiere. En lo que tal vez no fue todo lo enfático que hubiera sido necesario, fue en prevenir que nuestro ser digital estaría en manos del error, el deterioro y la obsolescencia. Pero claro, eran tiempos esos de pensar en una era de optimismo.

A mediados de diciembre coincidimos en esta cuestión con la periodista Fernanda Sández: yo estaba repasando notas y escribiendo algunas entradas sobre el tema en el preciso momento en que me llega un correo electrónico suyo con algunas preguntas para su investigación, que ahora toma forma en el artículo “Internet que desaparece: el frágil destino del recuerdo digital”, que se puede leer completo haciendo clic aquí.

La conclusión a la que llega la periodista es una que compartimos muchos preocupados por el tema:

Hoy, de hecho, investigadores de todo el mundo están tras un nuevo santo Grial: cómo salvar del eclipse a la memoria digital. Desde papel y tinta especialmente tratados hasta cintas magnéticas, láminas de cuarzo y hasta (asombroso) ADN humano, todo es un potencial candidato a reemplazar como soporte a lo que existe hoy. Mientras tanto, hasta un modesto papel parecería ser más fidedigno que el frágil código binario al que nos hemos acostumbrado a confiarle todo.

La buena noticia es que podemos tomar nuestras precauciones, como se explica en el artículo. Porque no todo está perdido: sólo hay que saber cómo guardarlo.

{lang: 'es'}

- Ir arriba -