Saltar al contenido

Una foto que habla de nuestros prejuicios

18623_836800089728556_6050318712627822734_n

Esta foto aparece cada tanto en las redes sociales desde hace algún tiempo, para intentar demostrar el daño que están produciendo las nuevas tecnologías en la juventud. Claro, quien publica asume -esto es lo usual- que los chicos y chicas están distraídos y absortos con sus dispositivos digitales mientras a sus espaldas sucede Rembrandt. Que “no hay futuro”, que “la juventud está perdida”, que “la tecnología nos convierte en animales”, etcétera, es el pretendidamente lúcido análisis que muchos observadores hacen.

Sin profundizar en el asunto, suelo responder a esta publicación -hecha siempre por adultos, cabe aclarar- que si ese fuera el caso, la falla más evidente que salta a la vista es la ausencia del adulto. Es en esas instancias en las que debería entrar en juego la función del adulto ayudando, mostrando, apoyando, interesando, a fin de convertir esa experiencia en una provechosa.

Recuerdo que en nuestros tiempos escolares íbamos a esas excursiones y visitas, y actuábamos de modo muy similar al que se supone muestra la foto, aunque no tuviéramos celulares hace 40 años atrás. Pero siempre había un profesor, una maestra que acompañaba y con mucha paciencia nos iba mostrando cómo era la cuestión, hasta que crecimos y solitos nos dimos cuenta de qué iba la cosa. Porque éramos adolescentes y ellos, los púberes de ayer y de hoy, actúan así, y esa clase de ayuda de nuestra parte es imprescindible.

Sin embargo, y gracias a un comentarista en uno de esos debates disparados por la fotografía en cuestión, la verdad parece ser más profunda y si se quiere, más aleccionadora aun. El comentarista mencionó un artículo en el blog de Elisabet Roselló en el que la autora, que se tomó el tiempo de investigar el asunto, explica el momento y las circunstancias en las que se tomó la foto, y lo que encontró es francamente revelador -revelador de nuestros prejuicios, claro.

Sintetizando, el artículo muestra que lo que estamos viendo es justamente lo contrario de lo que ligeramente creemos ver: estos niños estaban siendo educados mediante el uso de una aplicación.

En lugar de usar cuadernos y apuntes -como hacíamos nosotros-, hoy se usan las nuevas tecnologías para realizar ejercicios con los que comprender mejor las obras o adquirir un lenguaje artístico.

El museo en custión que visitaban estos chicos, el Rijksmuseum, es uno de los museos pioneros en implementar las nuevas tecnologías como herramientas didácticas y pedagógicas, adaptadas a diversos públicos.

La experiencia completa relatada por la autora, se puede leer completa haciendo clic aquí.

Por eso, el título: la foto, más que mostrar lo perdida que está la juventud, debería hacernos pensar y reflexionar acerca de cuan distraída y livianamente observamos las cosas, mientras dejamos correr libres nuestros prejuicios.

Clic aquí para imprimir esta entrada

2 comentarios en “Una foto que habla de nuestros prejuicios

  1. Enrique dijo:

    Muchas gracias, Óscar. Los enlaces son correctos, pero revisándolos me encuentro con que la autora del artículo anuncia “Web en re-construcción…” Ojalá podamos recuperar el contenido cuando vuelva a estar en línea.

    Se trata de un problema de muy difícil solución y que tratamos muchas veces en este blog, acerca de la gran cantidad de información que se pierde, justamente debido al cierre de cientos de sitios diariamente. Aunque confío en que este se recupere pronto, por tratarse de una persona activa en la web, de todos modos el método que eligió para los cambios en su sitio nos deja sin sus valiosos contenidos. Pero son decisiones particulares, claro. Ya le escribí a la autora para saber si es posible recuperar esos contenidos.

    Saludos, y gracias nuevamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 

- Ir arriba -