Saltar al contenido

Espacio de publicidad


Marte

A 50 años de una fallida misión a Marte

zond-3__1

El 30 de noviembre de 1964 la Unión Soviética iniciaba la misión Zond 2, consistente en una sonda para investigar el planeta Marte y probar nuevos sistemas con la nave.

A comienzos de mayo de 1965 y después de una maniobra a mitad de camino, las comunicaciones con la nave se perdieron. Sin embargo, la nave logró sobrevolar Marte el 6 de agosto de ese mismo año a una distancia de 1500 kilómetros y a una velocidad relativa de 5,62 km/s.

Este hecho forma parte de una larga historia de éxitos y fracasos en la muy extensa y rica carrera espacial soviética, una poblada de satélites meteorológicos, de observación medioambiental, de exploración planetaria y lunar, de exploración de cometas, astronómicos, de comunicación, de navegación y hasta satélites de radio amateurs.

El evento del que hoy se cumplen 50 años nos sirve de excusa para recordar que no se trató de la primera ni la única misión soviética al planeta rojo: las primeras misiones fueron del programa Marsnik, consistente en 2 vuelos cercanos con sonda en octubre de 1960. Ninguna de las dos logró salir de la Tierra y quedaron atrapadas en la órbita. Otras dos sondas fueron lanzadas en 1962: la Mars 1962A -falló en salir de la órbita de la Tierra- y la Mars 1962B -explotó la etapa superior antes de darle el último empuje directo a Marte.

El éxito llegaría el 1 de noviembre de 1962 con el lanzamiento de la Mars 1, una sonda automática interplanetaria. Voló a una distancia de 11.000 km de Marte y tomó fotos de la superficie. Envió además información sobre la radiación cósmica, sobre impactos de micrometeoritos y sobre el campo magnético, estructura de la atmósfera y posibles componentes orgánicos presentes.

El 21 de marzo de 1963 la nave se encontraba a 106.760.000 km de la Tierra, cuando la antena de transmisión falló y cesaron las comunicaciones.

En 1964 comenzó el programa Zond: la Zond 1964A -falló en su lanzamiento- y la Zond 2 -el lanzamiento que hoy cumple medio siglo-, que perdió contacto después de unas maniobras a mitad de camino en mayo de 1965.

Fuentes:
La historia del Zond 2 en Wikipedia
Russian scientific/research satellites

Los siete minutos de terror

Así llaman en el Jet Propulsion Laboratory de la NASA, a los minutos en que un vehículo pierde contacto con el Centro Espacial mientras ingresa en la atmósfera marciana. Tal fue el caso del rover Curiosity, que llevó a cabo una serie de complejísimas maniobras hasta tocar suelo en Marte, todas ellas en forma automática.

El aterrizaje -la RAE recomienda llamarlo así, porque se posa en tierra firme aunque sea en Marte-, que tuvo lugar el pasado 5 de agosto, se explica en este video de la NASA. Entre otros expertos, aparece en él Miguel San Martín, el ingeniero argentino que diseñó el programa de aterrizaje.

Atardecer marciano

Esta asombrosa foto fue tomada el 9 de marzo pasado por el rover Opportunity de la NASA. En ella, el vehículo capta su propia sombra en el atardecer mirando hacia el oriente a través del cráter Endeavour, de 22 km de diámetro, en Marte.

En el momento de tomar la foto el Opportunity estaba teniendo bajo nivel de energía solar debido al invierno marciano. El Opportunity ha estado estudiando el borde occidental del cráter Endeavour desde que llegó allí en agosto de 2011.

La cuenca interior del crater puede verse en la mitad superior. La imagen se presenta en falso color para hacer algunas diferencias entre los materiales y hacerlos más fáciles de ver.

Fuente: Observatorio Astronómico de Córdoba

Nuestra vida en Marte

Parece que nos acercamos rápidamente al futuro que sólo imaginábamos en los libros de ciencia ficción: en Marte se podrá vivir y cultivar los propios alimentos, según un informe que publica hoy teinteresa.es.

El logro sería posible a partir del programa desarrollado por la NASA bajo el nombre de Mars One, una experiencia en la que un asentamiento humano contará con todo lo necesario para vivir, incluida una cámara que registrará la vida allí.

El asentamiento en Marte buscará reproducir las condiciones óptimas para llevar una vida saluable y cómoda, con casas, áreas de trabajo y zonas de cultivo.

El diseño de las construcciones permitirá el ahorro y distribución del oxígeno necesario. Para las caminatas en el exterior se están diseñando trajes similares a los utilizados en la exploración lunar.

Una unidad de soporte vital, que incluye el suministro de energía solar, será la encargada de producir los recursos necesarios para el sostenimiento de la vida. Entre otras cuestiones vitales, extraerá y procesará el agua helada que hay en la superficie marciana. Esta unidad puede producir 1500 litros de agua y 120 kilos de oxígeno en 500 días.

En cuanto a la producción de alimentos, hace años que los científicos vienen trabajando en el cultivo de plantas y vegetales en el espacio. El Sistema de Alimentos de la NASA lleva tiempo trabajando en ello. Diseñaron un sistema biorregenerativo que incluye al tiempo, alimento y oxígeno. Se asegura que Marte tiene los mejores componentes para cultivar las plantas: magnesio, sodio, potasio y cloro, además de carbono. Perece ser que la tierra marciana es muy buena para el cultivo del espárrago, un vegetal que necesita suelos muy alcalinos para crecer.

No se menciona en el artículo el tema del manejo de los desperdicios, pero seguramente se estarán haciendo las previsiones del caso. No sea que también arruinemos a Marte con nuestra imprevisión.

Fuente de texto e imagen: teinteresa.es

- Ir arriba -