Saltar al contenido

Concentración de glifosato en las aguas del Paraná

rosario_desde_el_rio_parana_crop1450956591631

La cuenca del río Paraná está altamente contaminada con el herbicida glifosato o AMPA, su degradación, según una investigación de científicos argentinos publicada por la revista internacional Environmental Monitoring and Assessment.

El trabajo, que lleva la firma de, entre otros, Alicia Ronco y Damián Marino, investigadores del Conicet, expone que el Paraná recibe una carga contaminante de sus afluentes sobre todo en las zonas donde se realiza agricultura intensiva mediante la fórmula que combina semillas transgénicas, agroquímicos y siembra directa.

La investigación, llevada a cabo entre los años 2011 y 2012, destaca que el herbicida y su metabolito se concentran mayormente en los sedimentos de los cursos de agua que alimentan al Paraná. Mediante testeos concretados en 23 puntos específicos del río en cuestión, el Paraguay y sus afluentes, los científicos ubicaron altas concentraciones del plaguicida sobre todo en el lecho de estas corrientes, según publicó el sitio Adelanto24.com.

Los resultados fueron alarmantes en los tramos del Paraná que comprenden a las provincias de Santa Fe y Entre Ríos. Para el equipo que llevó a cabo la experiencia, esto es consecuencia directa de las actividades agrícolas que se realizan en toda esa área del país.

La carga de glifosato aumentó a partir de la zona centro de la provincia de Santa Fe, con concentraciones muy elevadas en afluentes como el arroyo Saladillo. Los niveles que medimos en muchos casos dieron más elevados que los cotejados directamente en campos de soja.
Damián Marino

El estudio también detectó sulfuro. La falta de oxígeno que origina el vínculo entre el glifosato y el sulfuro hace que el herbicida perdure en el tiempo. La falta de organismos que oxiden origina que el glifosato siga acumulándose.

Marino explicó además que el glifosato se adhiere al fondo del río, acumulándose en el barro. En tanto los materiales tienden a movilizarse hacia las costas, existe entonces un lodo en tránsito que luego se acumula en las playas.

En Apuntes e Ideas Sueltas nos preguntamos, creemos que con derecho, por qué semejante información tomó 4 años en alcanzar estado público. Esperamos que las autoridades de la Secretaría de Ambiente y Espacio Público rosarino y del Ministerio de Medio Ambiente provincial, tomen cartas en el asunto con la urgencia que la situación requiere.

Fuente: UNO Entre Ríos
Clic aquí para imprimir esta entrada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 

- Ir arriba -