Saltar al contenido

No lo volvamos a matar

Belgrano dio su vida por las banderas que enarboló de manera cotidiana: igualdad, revolución e independencia. Su muerte en la pobreza y la soledad política se explica porque se enfrentó a las minorías de adentro siempre buscando relaciones carnales con los poderosos de entonces. Denunció la corrupción, el contrabando y los monopolios como consecuencia de la falta de igualdad. Hoy, a 196 años de su viaje hacia otro lugar del cosmos, no lo volvamos a matar. Que sus ideales se recuerden de cara al presente de las mayorías y que se rindan cuenta para saber a qué distancia estamos de aquellos sueños colectivos inconclusos. Pero esas banderas continúan existiendo en las urgencias de los que son más y, algún día, en la lucha final entre los que son pocos y los muchos, ganaremos.
Carlos Del Frade, periodista y legislador santafesino

Si te parece que este contenido suma, te invitamos a compartirlo
Imprimir esta entrada Imprimir esta entrada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


 

- Ir arriba -

mega888